Voces / 60
Viernes 17 de Julio de 2009 / El Nuevo Día
 
El Supremo y una sabia mujer latina

JOSÉ TORO A L FO N SO
P RO F ESO R U N I V E RS I TA R I O


D urante los pasados días vimos en la televisión los interrogatorios en el proceso de confirmación de la jueza puertorriqueña Sonia Sotomayor, nominada a la Corte Suprema de Estados Unidos. Los legisladores -la mayoría hombres blancos- han colocado a la candidata bajo un profundo escrutinio sobre sus decisiones judiciales, sus discursos y sus opiniones.

El proceso busca identificar el temple judicial y la capacidad intelectual de la jueza, el dominio del proceso jurídico y la extensión de su comprensión de la Constitución y las leyes estadounidenses.

Hemos observado una mujer latina pensativa, anotando las preguntas y los comentarios de sus interlocutores y respondiendo firmemente cada una de las preguntas y planteamientos que le han hecho. Seria en ocasiones y sonreída en otras, la jueza verbaliza cuidadosamente cada palabra y cada oración que utiliza para hacer sus planteamientos.

Sin embargo, parece que el planteamiento de mayor relevancia y discusión entre los legisladores ha sido un discurso en una universidad dirigido a estimular y entusiasmar a la juventud desde la perspectiva de una mujer que evidentemente ha llegado a la magistratura con grandes esfuerzos y con el reconocimiento general de su gran capacidad intelectual. En esa ocasión la jueza planteó que una mujer sabia latina podría llegar a mejores decisiones legales que un hombre blanco que no ha tenido sus experiencias de vida. Este comentario ha sido tildado de racista por parte de algunos legisladores y lo han utilizado para minar la capacidad de neutralidad y ausencia de sesgo legal de parte de la candidata.

Parece absurdo, pero nunca sabremos las razones reales por las que estos legisladores han enarbolado la bandera del racismo para minar la capacidad de la jueza como candidata al Supremo. ¿Qué les molesta? ¿Que la palabra "sabia" apa rezca al lado de "mujer latina"? Probablemente muchos legisladores nunca pensaron que una mujer, y latina, podría ser suficientemente sabia....

¿Será que les molesta la ineludible realidad de que el contexto cultural conforma la personalidad y la capacidad de una persona? Las experiencias de las mujeres en general y las mujeres latinas en Estados Unidos en particular, no constituyen la base para las decisiones legales que podría tomar la jueza en el Supremo, pero sin lugar a dudas le dará una perspectiva que servirá de prisma en el examen de la ley y su aplicabilidad. Por lo menos domina dos idiomas, habla y entiende el inglés y el español... eso es más de lo que pueden hacer muchos legisladores y miembros actuales del Su p re m o.


 
© 2005 El Nuevo Día - Derechos Reservados